Raquel María Ramírez

Fisioterapeuta pediátrica Sevilla

Unidad de Atención temprana – UDIATE

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Si tu bebé está resfriado o presenta la nariz tapada, puedes utilizar una pera de goma para aspirarle la mucosidad y realizarle un lavado nasal. Si a nuestro bebé le limpiamos la nariz cuando esté tapada probablemente le permita respirar, comer y dormir con mayor facilidad. Necesitaremos una pera de goma y solución salina para humedecer y ablandar la mucosidad de la nariz del bebé antes de intentar aspirársela.

Se pueden comprar gotas de solución salina en la farmacia o prepararlas fácilmente en tu casa disolviendo un 1/4 de cucharadita de sal en un vaso grande de agua tibia. Si prepara la solución, se debe preparar solución fresca todos los días y guardarla en un recipiente de vidrio limpio y cerrado.

Lavado nasal a un bebé o recién nacido

¿Cómo se usa una pera de goma?

No es doloroso ni difícil de hacer pero al bebé seguramente no le vaya a gustar. Es mejor que se realice el lavado nasal antes de darle de comer y no después, porque la solución salina o la aspiración le pueden producir náuseas, y si no ha comido, puede que sea menos probable que vomite.

  • Empezamos tumbando al bebé sobre nuestro regazo, con la cabeza en nuestras rodillas y los pies contra nuestra barriga, dejando que la cabeza caiga ligeramente hacia atrás.

  • Se colocan una o dos gotas salinas en cada orificio nasal e intentamos mantener la cabeza del bebé quieta durante unos diez segundos. Se puede usar un gotero y limpiarlo una vez se realiza el proceso.

  • Apretamos la cabeza de la pera de goma para generar un vacío e introducimos suavemente la punta de goma en uno de los orificios nasales, soltamos muy despacio la cabeza de la pera de go