Jorge Vega Rodríguez

Especialista en Educación Especial

Unidad de Desarrollo Infantil y Atención Temprana Especializada, UDIATE

Lo primero que debemos tener en cuenta es que cada niño o niña tiene su propio estilo y preferencias a la hora de desarrollar conceptos. Por ello, es importante que las conozcamos y nos adaptemos a ellas. Somos nosotros quienes nos tenemos que adaptar a las necesidades que presenta nuestro hijo.

Partiendo de esta premisa, es fundamental a partir de ahí establecer una serie de pautas y rutinas:

  • Debemos garantizar desde casa, unas pautas de sueño y alimentación adecuadas para afrontar el trabajo intelectual.

  • Tenemos que proporcionarle un espacio de trabajo en casa con una temperatura e iluminación adecuadas y sin distracciones. Es decir, trabajar o desarrollar conceptos/competencias en el salón de casa cuando el hermano u otra persona del núcleo familiar está viendo la televisión, no es el ambiente más apropiado.

  • Es importante que elaboraremos en casa una rutina similar a la que tienen en el colegio, incluyendo todos los aspectos que debe llevar a cabo, como por ejemplo: juego libre, merendar, hacer fichas, ir al parque, ducharse, ir a dormir. (este horario es como referencia y será flexible).