Ismael Saquete

Psicólogo Sevilla

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

fisioterapia infantil

Un 28,3% de niños entre 3 y 12 años sufre exceso de peso 

El 80% de los niños obesos o con sobrepeso lo serán de mayores

La obesidad infantil se considera un proceso metabólico en el que se produce una acumulación de grasa excesiva en relación al promedio normal que corresponde a cada niño, según su edad, sexo y talla. Para determinar si el niño es obeso se debe tener en cuenta su índice de masa corporal IMC = Peso en KG / (altura en metros)².

Se considera que un niño es obeso cuando su Indice de Masa Corporal (IMC) está por encima del percentil 97 para su edad y sexo.

Una de las causas de la obesidad infantil es lo que se ha convenido en llamar el ambiente obesogénico. Este estaría caracterizado por la presencia de abundancia y comodidades, donde se tiene un mayor acceso a alimentos con un alto contenido energético junto a un estilo de vida sedentario.

La obesidad infantil junto con los malo hábitos alimenticios y el sendentarismo está generando más casos de hipertensión en niños y adolescentes.

Recomendaciones para evitar la obesidad infantil

1 Evitar comer mientras se ve la televisión

La evidencia científica pone de relieve que comer ante el televisor implica ingerir alimentos menos saludables al mismo tiempo que incrementa la cantidad ingerida lo que concluiría con obesidad infantil. De igual forma, crea un condicionamiento (asociación) entre comida y televisión, donde ambas conductas tienden a aparecer al mismo tiempo, independientemente de la necesidad de comer.

2 Mantener un horario de comidas regular

Mantener un horario estable para cada una de las comidas principales del día, es una forma útil de habituar a nuestro organismo a demandar alimentos alrededor de esas horas en concreto y evitar la obesidad infantil. Al mismo tiempo dificulta la conducta de picar entre horas. Las conductas de picoteo solo satisfacen nuestro apetito de forma momentánea,  favoreciendo que se repitan al poco tiempo ya que más que saciarnos, aumentan la sensación de hambre.