Agustín Velloso

Alergólogo Sevilla

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

La incidencia de alergia a anisakis está aumentando al mismo ritmo que el resto de alergias. En Andalucía no es tan frecuente como en el centro y norte de España, debido a que el pescado del mediterráneo tiene menos parásitos que el pescado del cantábrico pero aun así, se dan algunos casos. Sigue habiendo mucha desinformación al respecto, algo que queremos zanjar en la medida de lo posible.

¿Qué es el anisakis?

El anisakis simplex es un parásito nematelminto de unos 20-30 mm, cuyas larvas están presentes en la mayoría de pescados que habitan en agua salada.

La larva adulta del anisakis (L3) se puede ver a simple vista, es de color blanco-rosado, presenta una longitud aproximada de unos 2 o 3 centímetros con forma de gusano.

El ser humano no es un huésped adecuado para este parásito, no puede desarrollarse completamente en nuestro organismo, por lo que la larva suele expulsarse con las heces sin causar ningún problema.

Anisakis en bacaladilla hospital victoria eugenia hospital privado

¿En qué pescados suelen parasitar el anisakis?

Aunque el anisakis puede parasitar a cualquier pescado, entre los que habitualmente consumimos, tienen especial relevancia la merluza, bacalao, bacaladilla, jurel, atún, bonito, sardina, anchoa, arenque, caballa, rape, rodaballo, salmón o los calamares.

Las larvas de anisakis pueden estar presentes en cefalópodos (calamar, sepia, pulpo…), pero no en moluscos (almeja, mejillón, coquina, ostra, vieira…) ni en crustáceos (gamba, langostino, cigalas…).

El número de larvas y situación dentro del pez dependerá de sus hábitos alimentarios y de la zona de captura.

Se calcula que aproximadamente el 40% de pescado que consumimos en España puede estar parasitado por anisakis. El riesgo de padecer alergia al anisakis aumenta con el consumo de pescado crudo o poco cocinado. La población adulta es la más afectada por esta alergia.