Ángeles Prada

Directora médica del Hospital

Unidad de Medicina del deporte

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Ángeles Prada - Hospital Cruz Roja Sevilla

El asma es una enfermedad inflamatoria crónica de elevada prevalencia a nivel mundial siendo el colectivo más afectado el formado por niños y adolescentes. (Papadopoulous et al., 2012).

  • El 65% de los casos se manifiestan antes de los 6 años.

  • La incidencia y prevalencia del asma en este colectivo ha aumentado considerablemente en los últimos treinta años (Lucas & Platts-Mills, 2005).

  • En nuestro país el asma afecta a un 5% de la población infantil.

Su detección en la escuela, desde una temprana edad es fundamental debido a dos factores (Drobnic, 2006)

  • El asma es la primera causa de absentismo escolar por enfermedad.

  • Los niños con asma pierden de 2 a 5 días más de clase que aquellos que no lo padecen (Bonilla et al., 2005).

  • Influye de forma relevante en la relación socio-afectiva del niño con su entorno (profesores, compañeros….) y en su nivel de autoaceptación.

 Asma infantil y deporte

Existe un consenso entre la comunidad médica y científica de que la práctica deportiva entre la población asmática infantil y juvenil, no sólo no tiene efectos negativos sobre la salud, sino que gestionada de forma correcta, puede resultar beneficiosa para la salud del deportista (Sheth, 2003).

Por todo ello, se aconseja la prescripción de actividad física como forma de mejorar su sintomatología y evolución (Lucas, & Platts-Mills, 2005)

  • La exposición a determinados factores climáticos como el aire frío o caliente,

  • El grado de humedad y el nivel de polución ambiental

  • La exposición a animales de granja en condiciones de poca higiene

  • El tabaco

  • El estrés post-traumático tras la práctica deportiva

  • La disciplina deportiva y a la intensidad a la que se practica

El asma se caracteriza por la aparición (Papadopoulous et al., 2012) de:

  • Tos

  • Disnea

  • Sibilancias

  • Sensación de rigidez en el pecho

  • Broncoconstricción

Su aparición puede ser: puntual, intermitente, estacional y/o nocturna.

En algunos casos puede estar relacionada con la realización de ejercicio físico de elevada intensidad.

Asma y deporte en niños

Su sintomatología suele manifestarse con distinto nivel de intensidad a lo largo de toda la vida del paciente (Papadopoulous et al., 2012)

La broncoconstricción es el punto cardinal de esta patología y se caracteriza por un estrechamiento de las vías aéreas, provocada por una contracción refleja de la musculatura lisa del sistema respiratorio. Provoca una modificación del flujo de aire que llega a los pulmones y que es compensada  por un aumento en la frecuencia cardiaca (Löwhagen, 2012)

La práctica de actividad física supone en numerosas ocasiones una modificación de la mecánica respiratoria. la respiración nasal suele ser sustituida por la realización de una inspiración desde la boca, que provoca la aparición del broncoespasmo:

  • Enfriamiento de las vías respiratorias altas,

  • Una mayor pérdida de agua

  • Un aumento de la osmolaridad del fluido epitelial respiratorio

Con la aparición del Broncoespasmo se produce una disminución de un 10% del volumen  espiratorio forzado  (VEF)  durante el 1º segundo con respecto a los valores de normalidad junto con otra disminución de 85-90% después de haber realizado 5 minutos de actividad física. Suele ir acompañado de grandes cantidades de moco pobre en agua, espeso y adherente.

Este tipo de sintomatología suele afectar a un 80-90 % de los pacientes que padecen asma ( Martín-Muñoz et al., 2008) (National Asthma Education and Prevention Program, 2007).

Intensidad de la actividad física y asma

Ante la realización de una actividad física, su aparición suele depender de la intensidad a la que se lleve a cabo la actividad física y de determinados factores potenciadores de carácter individual.

Broncoconstricción en el asma

La selección de la intensidad de trabajo estará directamente relacionada con la intensidad a la que la broncoconstricción tiende a manifestarse, limitándose la actividad física a intensidades localizadas por debajo de ella (Westermann et al., 2008).

La causa que parece provocar esta respuesta inflamatoria responsable de la broncoconstricción, parece ser una alteración en la funcionalidad de los linfocitos, los neutrófilos y las citoquinas (Cooper et al., 2007).