Natividad López

Especialista en Dermatología

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Alergólogo Sevilla

Los brotes son especialmente frecuentes entre octubre y febrero

La base del tratamiento es una buena rutina de hidratación y cuidado de la piel, y cuando aparece el brote, los corticoides tópicos

Suele darse en niños y mejorar con la edad, pero hasta un 3% de los casos continúan una vez pasada la pubertad

Qué es la dermatitis atópica y qué incidencia tiene

La dermatitis atópica es una enfermedad inflamatoria cutánea crónica, que se caracteriza por la aparición de lesiones eczematosas en diferentes localizaciones, cuya distribución va cambiando en función de la edad. Aparece de forma predominante en los pliegues, aunque pueden aparecer lesiones en otras zonas.

Afecta en mayor medida a los niños, llegando 15-20%, y, a pesar de que suele mejorar con la edad, hasta un 3% de los casos puede continuar padeciéndola una vez pasada la pubertad. La mayor parte de los casos son diagnosticados en el primer año de vida, pero puede aparecer a cualquier edad.

Causas y factores de riesgo para desarrollar dermatitis atópica

En personas genéticamente predispuestas y con antecedentes familiares de atopia (asma alérgica, rinoconjuntivitis, alergias alimentarias…), existen diversos factores externos que pueden desencadenar brotes, como el contacto con sustancias irritantes, cambios de temperatura, microorganismos, estado emocional…

Asimismo, se han descrito una serie de factores intrínsecos que predisponen al desarrollo de los brotes, como la existencia de una barrera cutánea alterada o la presencia de alteraciones innatas del sistema inmunitario.

Principales síntomas

Los síntomas son fundamentalmente:

  • Xerosis (sequedad de la piel)

  • Prurito (picor)

  • Lesiones eczematosas