Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

El paciente mejorará con la administración de adrenalina y corticoides

La laringitis no suele darse en niños mayores de 6 años

Al contrario que la infección de la COVID19, la laringitis no presenta afectación digestiva (vómitos o diarrea) ni se asocia a manchas en la piel.

Entrevista al Doctor Álvaro Martín-Rodríguez, pediatra del Hospital Victoria Eugenia

¿Qué es la laringitis y qué incidencia tiene en los niños?

La laringitis es una inflamación de la laringe y la vía aérea circundante a ella, provocada generalmente por una infección vírica. Afecta fundamentalmente a niños pequeños, de entre 6 meses y 3 años de edad, siendo rara en niños mayores de 6 años.

¿Qué síntomas tiene? ¿Se pueden confundir con los de otras patologías como la COVID19?

Los síntomas derivados de la inflamación de la laringe son principalmente:

  • Tos seca que llamamos “perruna”

  • Afonía o voz ronca

  • Dificultad respiratoria

Es además característico el empeoramiento de la tos por las noches. Sin embargo, la tos y la dificultad respiratoria no son síntomas exclusivos de la laringitis, pues pueden estar presentes en cuadros como bronquitis, neumonías y otras infecciones respiratorias.

Al contrario que la infección de la COVID19, la laringitis no presenta afectación digestiva (vómitos o diarrea) ni se asocia a manchas en la piel. Cabe recordar que la COVID19 en la mayoría de los niños produce un cuadro respiratorio indistinguible de otros procesos como catarros, faringitis, etc.

¿Cuáles son los principales factores de riesgo?

Salvo en casos de niños con alteraciones anatómicas de la vía aérea, que pueden predisponer a un mayor estrechamiento de la laringe, el principal factor de riesgo es la época del año. Las laringitis tienden a producirse más en otoño/invierno, coincidiendo con una mayor presencia del virus parainfluenza tipo 1, el principal virus causante de este cuadro clínico.

¿Cuándo debemos acudir a urgencias por la tos del niño?

Se debe acudir a Urgencias cuando la tos del niño se acompaña de dificultad para respirar, estridor (un pitido audible al respirar), decaimiento o agitación o coloración azulada en los labios.

 ¿Cómo se diagnostica?

El diagnóstico es clínico, a veces basta con escuchar el tipo de tos saber lo que está ocurriendo. En muy pocos casos se van a necesitar pruebas complementarias como radiografías o analíticas.

¿Cuál es el tratamiento habitual para una laringitis?

El tratamiento habitual de la laringitis consiste en administrar una nebulización de adrenalina, un procedimiento común en urgencias. También se utilizan corticoides orales o nebulizados. Tanto la adrenalina como los corticoides van a conseguir disminuir la inflamación de la laringe y los tejidos adyacentes y por tanto aliviar la tos y la dificultad respiratoria.