Manuel Pereira

Podólogo Sevilla

Fisioterapeuta y osteópata C.O.

Responsable de la Unidad de Biomecánica

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

fisioterapia infantil

¿Realmente las plantillas que utilizamos son a medida? ¿Es suficiente con tomar la huella de una persona para realizar unas plantillas a medida?¿Por qué en la mayoría de los casos el profesional que prescribe la plantilla no es el mismo que las adapta y entrega personalmente al paciente? ¿Se pierde información y por tanto posibilidad de éxito en este proceso?

Plantillas personalizadas o ortesis plantar

Siempre es buen momento para arrojar un poco de luz a interrogantes que suelen plantear nuestros pacientes en consulta.

Muchos acuden con bolsas llenas de plantillas de diferentes profesionales pero pocas son las que realmente se adaptan a la morfología y patología del paciente, lo que genera en ocasiones rechazo y desconfianza hacia este tipo de tratamiento que tan eficaz resulta en los casos que verdaderamente están indicados y en los que se realiza el análisis adecuado.

¿Qué nos puede llevar a pensar que las plantillas que llevamos no son a medida?

1. No hay dos pies iguales

Ni siquiera dentro de una misma persona, por tanto, la plantilla del pie izquierdo debe ser diferente a la del pie derecho. Si superponemos 2 plantillas de una misma persona y son idénticas en materiales, longitud, altura de arco plantar, etc, indicio más que probable de que estemos ante plantillas estándar o en las que no se han tenido en cuenta variables importantes.

2. Plantillas realizadas bajo prescripción facultativa SIN:

Previo análisis biomecánico informatizado de la huella plantar, centro de gravedad, análisis de marcha e incluso de la carrera o gesto técnico concreto, ni toma de molde exacto del pie, difícilmente puedan ser plantillas a medida al carecer de información suficiente para realizarlas.