Entrevista a Francisco Trujillo

Responsable de la Unidad de Cardiología

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Dr. Trujillo - Cardiólogo en Sevilla del Hospital Cruz Roja

“Debemos estar atentos ante cualquier dolor en el pecho o palpitaciones y acudir a consulta cuanto antes”

La cardiopatía isquémica aparece de forma progresiva en más de la mitad de los pacientes.

Las distintas opciones de tratamiento permiten al paciente llevar una vida completamente normal.

¿Cuáles son las causas más frecuentes de consulta en cardiología y en urgencias? 

Las principales causas de consultas externas de cardiología son el ahogo o disnea, las palpitaciones y el dolor en el pecho. Y en el caso de urgencias, los motivos son parecidos pero tienen más gravedad, por ejemplo cuando esas palpitaciones son más prolongadas o cuando se añade una pérdida de conocimiento o mareos.

¿Cree que se han agudizado estas patologías por el temor a acudir a los hospitales?

En estos momentos no, pero a principios de marzo sí hubo cierto miedo en muchos pacientes. Algunos de ellos han llegado tarde al diagnóstico que podría haberles favorecido o en otros casos, salvado. Nos hemos encontrado pacientes que han sufrido un infarto y en lugar de acudir a urgencias se han quedado en casa por miedo al contagio.

Nuestros cardiólogos instan a acudir al especialista también durante el Estado de alarma, para evitar infartos y otras patologías cardiaca

¿Qué es la cardiopatía isquémica y por qué aparece?

La cardiopatía isquémica es una enfermedad coronaria caracterizada por una disminución del flujo en una arteria coronaria causada fundamentalmente por formación de placas de ateroma obstructiva. Se trata de un proceso de envejecimiento que aparece en todas las personas desde la adolescencia. La cuestión es que este progreso vaya dándose lo más lentamente posible.

Acudir a urgencias ante síntomas de infarto

“Nos hemos encontrado pacientes que han sufrido un infarto y en lugar de acudir a urgencias se han quedado en casa por miedo al contagio”

¿Cómo prevenir la cardiopatía isquémica?

Factores de riesgo

Hay una serie de factores de riesgo que podemos controlar y otros que no. Por ejemplo, no podemos controlar el factor genético que nos predispone a desarrollar ciertas patologías. Sin embargo, sí podemos controlar la hipertensión arterial, la diabetes, el tabaquismo, la obesidad, la hiperlipemia etc… Si disminuimos su incidencia, el proceso de la formación de la placa de ateroma será lo más lento posible.

Hábitos de vida saludables

Podemos decir, por tanto, que la prevención pasa por mantener unos hábitos de vida saludables, con una dieta adecuada y la realización de ejercicio 2 o 3 veces en semana. Por ejemplo, a partir de los 50 años el mejor ejercicio físico es caminar una hora al día a un ritmo que no nos permita hablar con la persona que tenemos al lado.

¿Cuáles son los síntomas principales y cuándo debemos acudir a consulta?

El síntoma principal es el dolor torácico, un dolor opresivo generalmente, bastante difuso, que se desencadena fundamentalmente con el ejercicio físico o las emociones. Ocupa casi todo el centro el pecho y se puede irradiar hacia el brazo o la mandíbula y se para cuando dejamos de hacer ejercicio.

En más de la mitad de los pacientes, una cardiopatía isquémica aparece de forma progresiva, con el dolor en el pecho. En estos casos debemos estar vigilantes y acudir a consulta para estudiar si es se trata de una cardiopatía isquémica. En la otra mitad de pacientes, el dolor aparece de forma repentina, incluso estando en reposo y suele ser fuerte. En estos casos se debe acudir al servicio de urgencias cuanto antes.

Diagnóstico de la cardiopatía isquémica

¿Cómo se diagnostica la enfermedad?

Primero con la historia clínica, preguntando al paciente e intentando indagar sobre sus síntomas. Esa es la base. En segundo lugar, hacer una buena exploración clínica, una buena auscultación. Y en tercer lugar, se realizará algunas de muchas pruebas cardiológicas con las que contamos en el Hospital Victoria Eugenia como el electrocardiograma o la