Manuel Pereira

Fisioterapeuta Sevilla

Unidad de Medicina del Deporte

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

fisioterapia infantil

La sensación cuando sufrimos una rotura es como de haber recibido una ‘’pedrada’’ o un golpe seco, dejándonos la sensación de un pinchazo continuo.

Los músculos son los encargados de facilitar el movimiento del cuerpo gracias a la contracción de sus fibras. En el deporte, las lesiones musculares son las más frecuentes aunque normalmente, con reposo y con unas buenas pautas de tratamiento, se recuperan sin ningún tipo de problemas.

Rotura fibrilar

Dentro de las diferentes lesiones que pueden aparecer en el del sistema músculo-esquelético en el ámbito deportivo, las roturas fibrilares son una de las más frecuentes. Es una lesión que, como su propio nombre indica, consiste en la rotura de una o varias fibras del músculo, por lo que también son llamadas ‘’desgarro muscular’’.

Su aparición es frecuente y se producen por un sobreesfuerzo muscular, un estiramiento mayor del debido o una contracción brusca del mismo, algo muy común en deportistas, sobre todo de élite.

También puede aparecer fácilmente en personas que no están acostumbradas a practicar deporte y comienzan a hacerlo de forma muy intensa, sin un progreso, y cuando se comienza a practicar la actividad sin haber realizado un buen calentamiento previo de la zona.

Dependiendo del deporte y/o de la actividad, se podrá producir en un músculo u otro, pero la musculatura de los miembros inferiores es la más prevalente debido al gran esfuerzo al que se somete, además estando en carga. De este modo, los músculos principalmente afectados son los gemelos, sóleo, isquiotibiales, aductores y recto anterior del cuádriceps.

La sensación cuando sufrimos una rotura es como de haber recibido una ‘’pedrada’’ o un golpe seco, dejándonos la sensación de un pinchazo continuo.