Especialistas en medicina general Sevilla

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Sintrom ¿qué es y para qué sirve? 

Sintrom es la marca comercial de un medicamento que contiene el principio activo acenocumarol, que pertenece al grupo de medicamentos denominados anticoagulantes, que disminuyen la capacidad de coagular de la sangre y por tanto, ayudan a prevenir la formación de coágulos en los vasos sanguíneos.

Cómo funciona el acenocumarol – Sintrom®.

La coagulación se produce como una cadena de montaje que engloba, en un proceso denominado  “cascada de la coagulación”, varias etapas conjugadas y consecutivas para que se produzca la coagulación. Una de estas etapas necesita de la vitamina K para su realización.

El Sintrom® actúa inhibiendo la producción la vitamina K por el hígado, impidiendo que se lleve a cabo, y parando así la cadena de la coagulación.

Muchos de los inconvenientes del Sintrom® advienen de su forma de actuar, pues la vitamina K no solo es producida por el hígado, también puede ser ingerida en multitud de alimentos. Así pues, la ingesta de alimentos con gran aporte de vitamina K, determinadas enfermedades o el uso de determinadas medicaciones pueden interferir en la disponibilidad de la vitamina y, consecuentemente, alterar el efecto del Sintrom®.

 

¿Qué es la heparina?

La heparina se usa también para prevenir la formación de coágulos de sangre en personas con  algunas afecciones médicas o se someten a ciertos procedimientos médicos que aumentan las probabilidades de que éstos se formen.

Se administra inyectándose bajo la piel (en el tejido celular subcutáneo) aunque también se puede administrar de forma intravenosa. Así mismo, la heparina se usa en pequeñas dosis para prevenir la formación de coágulos en los catéteres (tubos de plástico delgados mediante los cuales se pueden administrar medicamentos o extraer sangre) que se dejan en la vena por un tiempo. La heparina pertenece a una clase de medicamentos llamados anticoagulantes (”diluyentes de la sangre”).

Cómo funciona la heparina

La heparina es un anticoagulante parenteral muy utilizado en la medicina clínica.

La heparina es una sustancia natural que ayuda al proceso de la anticoagulación sanguínea, que desempeña un importante papel en la formación del coágulo en la sangre.

La heparina clásica ejerce su efecto anticoagulante acelerando la formación de complejos moleculares entre la antitrombina III y los factores II (trombina), IX, X, XI y XII, que quedan inactivados.

¿Para qué pacientes están indicados los anticoagulantes?

  • Pacientes con trastornos del sistema de coagulación.

  • Pacientes que portan válvulas cardíacas protésicas mecánicas.

  • Personas con patologías causadas por coágulos (trombosis venosa profunda, AVC, infarto de miocardio complicado con coágulo intraventricular.)

También se indica el tratamiento anticoagulante para prevenir la aparición de trombosis o de embolias en pacientes con un mayor riesgo de que la sangre se coagule de forma excesiva. Por ejemplo, post operatorio de cirugías de prótesis ortopédicas que necesitan reposo prolongado del paciente o personas con arritmia por fibrilación auricular que presenten múltiples factores de riesgo. El riesgo de ictus en estos pacientes varia conforme la presencia de uno o más factores de riesgo, pero puede llegar a darse en una tasa de 10% al año.

Esos factores de riesgo que incrementan el riesgo de ictus en pacientes con fibrilación auricular son:

  • Antecedentes de embolia o ACV

  • Persona mayor de 75 años

  • Enfermedad cardiaca estructural

  • Hipertensión

  • Antecedentes de infarto agudo de miocardio

  • Insuficiencia cardiaca descompensada recientemente

  • Diabetes

Riesgos al tomar anticoagulantes

 Evaluación del riesgo de sangrado. Algunos factores identificados como favorecedores del riesgo de sangrado son:

  • Persona mayor de 80 años.

  • Tratamiento con antiagregantes (ácido acetil salicílico (AAS), Adiro®, Tromalyt®, Plavix®, Iscover®.)

  • Hipertensión mal controlada (tensiones superiores a 180/100 mmHg).

  • Antecedentes de sangrado gastrointestinal.

  • Antecedentes de hemorragia intracraneal.

  • Enfermedad hepática o discrasia sanguínea.

  • Anemia

  • Uso de múltiples medicaciones

  • Alteraciones en la marcha y caídas frecuentes.