Es una enfermedad muy prevalente, que afecta más a hombres que a mujeres y su frecuencia aumenta con la edad, aunque también afecta al 1-3% de los niños. En España se calcula que existen 1.200.000 a 2.150.000 de sujetos afectados de un SAHS de los que tan sólo se ha diagnosticado y tratado entre el 5 y el 9 por ciento de ellos.

Recientes estudios, muestran que el ronquido y el síndrome de apneas del sueño se relacionan con un aumento del riesgo de accidente laboral, en un 50% con respecto a controles sanos.

Los accidentes laborales se han convertido en un problema social de gran magnitud. Entre los múltiples factores que pueden contribuir a que se produzca un accidente laboral destacan la somnolencia excesiva diurna (SED), la privación de sueño, el trabajo a turnos y el consumo de alcohol y fármacos.

La SED es el síntoma principal del SAHS (Síndrome de apneas/hipopneas del sueño), que es uno de los más frecuentes trastornos del sueño que en los últimos años ha adquirido gran importancia debido a su morbi-mortalidad (hipertensión arterial, enfermedades cerebro y cardiovasculares, accidentes de tráfico, laborales y domésticos, etc) y a la repercusión sobre la calidad de vida de los enfermos.

Perfil del paciente con SAHS

El perfil del paciente con SAHS es:

  • Un varón de edad media

  • Obeso y roncador

  • Cansancio y falta de rendimiento en el trabajo

  • Disminución del grado de atención

  • Sueño no reparador y somnolencia excesiva diurna

La enfermedad se instaura en el paciente de forma insidiosa a lo largo del tiempo, y el enfermo solo consulta cuando está muy sintomático; al ser esta enfermedad un problema de salud pública obliga al médico a mantener un alto índice de sospecha para identificar precozmente a los pacientes que respondan al perfil y derivar a la Unidad de Sueño correspondiente, que es la que realizará las pruebas complementarias necesarias para el diagnóstico de confirmación y su tratamiento. Es fundamental el diagnóstico precoz para minimizar las consecuencias potencialmente graves del síndrome sobre la salud y calidad de vida del enfermo.

Se conoce también, la mayor frecuencia de accidentes de tránsito entre los individuos que presentan alteraciones del sueño provocadas por trastornos respiratorios. Este grado de siniestralidad supone tanto una reducción de la productividad como una alteración del estado de salud.

Por ello, la prevención de accidentes debido a estas alteraciones debe ser abordada como una más de las actividades propias de la salud laboral donde el papel del médico de trabajo cobra una importancia principal en la difusión de estas patologías, para que empresarios y trabajadores conozcan y entiendan la necesidad de la búsqueda y solución de estas enfermedades.

Recientes estudios, muestran que el ronquido y el síndrome de apneas del sueño se relacionan con un aumento del riesgo de accidente laboral, en un 50% con respecto a controles sanos y en el caso de las mujeres, este riesgo es seis veces mayor. Es importante destacar que los pacientes con SAHS, han sido roncadores durante un período mayor a diez años antes de ser diagnosticados.

Pero, ¿qué es el SAHS?

Se define como la aparición de episodios recurrentes de limitación al paso del aire durante el sueño, como consecuencia de una alteración anatómico-funcional de la vía aérea superior que conduce a su colapso, provocando descensos de la saturación de oxihemoglobina (SaO2) y microdespertares que dan lugar a un sueño no reparador, somnolencia excesiva diurna, trastornos neuropsiquiátricos, respiratorios y cardíacos3. Es indispensable describir los conceptos de los eventos respiratorios más importantes en el SAHS.

Una apnea se define como el cese completo de la señal respiratoria de al menos 10 segundos de duración. El termino hipopnea se refiere a una reducción parcial (mayor a un 50%) de la señal respiratoria que cursa con desaturación y/o un despertar transitorio (arousal) en el electroencefalograma, con repercusiones clínicas similares a las apneas. Tanto las apneas como hipopneas pueden ser: obstructivas cuando se acompañan de un aumento del esfuerzo torácico- abdominal, centrales si este esfuerzo está ausente o mixtas como combinación de ambas.

Síntomas más frecuentes en el síndrome de apnea-hipopnea del sueño (SAHS)

NOCTURNOS

DIURNOS

Ronquidos Excesiva somnoliencia diurna
Apneas observadas Sensación de sueño no reparador
Episodios asfícticos Cansancio crónico
 Movimientos anormales  Cefalea matutina
 Despertares frecuentes  Irritabilidad
 Nicturia (adultos) y enuresis (niños) Apatía
 Pesadillas Depresión
 Sueño agitado Dificultades de concentración
 Insomnio Pérdida de memoria
 Reflujo gastroesofágico Disminución de la libido

Complicaciones SAHS

Entre las complicaciones están la hipertensión arterial (HTA), accidentes cardio y cerebrovasculares y accidentes laborales, sobre todo relacionados con la conducción de vehículos.

Los síntomas guías son:

  • Somnolencia excesiva diurna (SED)

  • Ronquidos y pausas respiratorias repetidas durante el sueño, observados por el compañero-a de dormitorio

La SED es el síntoma diurno más característico de la enfermedad, una forma sencilla de medirla es mediante la escala de Epworth. Es una escala universalmente aceptada que consta de 8 preguntas que se puntúa de 0 a 24, estando los límites de la normalidad en 12 para la población española.

Escala de somnolencia de Epworth

Hay enfermedades que nos tienen que hacer pensar en la posible existencia de un SAHS, como son la obesidad y HTA. En cuanto a la obesidad, siempre hay que hacer una anamnesis en busca de los síntomas cardinales de SAHS, pues en este tipo de pacientes, la prevalencia del SAHS es más alta que en la población general. También hay que sospechar el síndrome ante HTA que no responde a tratamiento o es de reciente comienzo. Otras situaciones de sospecha son en pacientes con arritmias, accidentes cardiovasculares o cerebrovasculares.