Carmen Arroyo

Psicóloga Sevilla

Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja

Alergólogo Sevilla

El ejercicio físico es algo básico como vía de canalización de tensión, como herramienta para estar en forma, como forma de estar a gusto con la propia imagen corporal, etc. Todas estas vertientes son sanas e incentivadoras  pero, sin embargo, esto se puede llevar a un extremo y es entonces, cuando nos acercamos a la que llamamos Vigorexia o culto al cuerpo.

¿Qué es exactamente la Vigorexia?

Es un trastorno en el que la persona muestra una preocupación constante porque teme que su cuerpo parezca débil o flácido, a pesar de poseer una imagen con marcada musculación. Está muy relacionado con :

  • El Trastorno Dismórfico Corporal: angustia por un defecto físico imaginado o casi imperceptible.

  • Los Trastornos de la Alimentación: al tener una alimentación muy condicionada y supeditada con restricciones constantes, al servicio del mantenimiento de un perfil físico determinado y al tener una distorsión de la imagen corporal.

  • Trastorno obsesivo: por la existencia de pensamientos persistentes acerca de su cuerpo que intenta neutralizar con conductas repetidas para paliar la ansiedad que le provoca la idea de perder su forma física.

¿Cómo repercute la vigorexia o culto al cuerpo en la persona?

Revierte y condiciona todos los ámbitos.

  • En la relación de pareja.