Servicio de medicina general y de familia

La figura del médico de familia ha existido siempre. Simplemente eran “los médicos”.

Antes de que la especialización comenzara a fragmentar a las personas en sistemas y órganos, el médico era una figura  que conocía a toda la familia, sus patologías, su entorno, sus interrelaciones, que llamaba al paciente por su nombre sin tener su historia clínica delante, que acudía a la cabecera de la cama del que lo necesitaba (de ahí el conocido nombre de “médico de cabecera”) y que, en definitiva, trataba con éxito prácticamente toda la problemática del paciente.

Médico de familia

Actualmente los médicos de familia nos esforzamos por conservar estas características, a las que debemos el nombre de la especialidad, en nuestra labor diaria, sin perder un ápice de rigor científico en  el camino. Es importante dar a conocer al ciudadano todas las áreas de trabajo  de las que se encarga la medicina familiar y comunitaria como especialidad multidisciplinar:

-La atención específica por edades: niños, adolescentes, adultos y ancianos, conociendo las necesidades concretas de cada grupo.

-La atención diferenciada según su  fisiología a hombres y mujeres.

-Programas de salud sexual.

-Programa de embarazo y mujer sana.

-El trabajo en medio rural y urbano, con sus características diferenciales.

-La atención a colectivos inmigrantes.

-El diagnóstico y tratamiento de la patología aguda (urgencias y emergencias).

-La detección y seguimiento de la patología crónica.

-Visita domiciliaria al paciente que no puede acudir a consulta.

-Seguimiento y tratamiento del paciente paliativo y atención de los últimos días.

-Cirugía menor ambulatoria e infiltraciones.

-Uso de técnicas de imagen como la ecografía.

-Realización de otras pruebas como retinografía y la espirometría.

-Puesta en marcha de actividades de formación e investigación de alta calidad.

-Medicina preventiva, tendencia en alza que nos lleva a intervenir sobre los hábitos de vida de las personas para evitar futuras patologías y detectar aquellos colectivos que consideramos de riesgo sobre los que hay que realizar una actuación más intensiva.

-Atención continuada. No existe el alta de nuestros pacientes aunque sí de alguna de sus patologías.

-Actuaciones de salud sobre la comunidad. Enmarcado en el ámbito de la promoción de la salud, los médicos de familia somos los encargados de fomentar estilos de vida saludables entre las personas y evitar los factores de riesgo. Nuestros pacientes no son sólo los que acuden con alguna dolencia a nuestras consultas, sino toda la población.

Función del medico-de-familia-cabecera estetoscopio-Sevilla

La importancia de saber tratar a las personas: No hay enfermedades sino pacientes

Sin duda,  ser médico de familia es una tarea ardua pero muy reconfortante. Nuestro trabajo diario es complicado, saltamos en cinco minutos de patología en patología, a cual más diversa, y eso sin contar los trámites administrativos que también resolvemos y por supuesto la conflictividad familiar y social de la que somos testigos y mediadores en muchos casos.

Por todo ésto, nos obligamos a un continuo reciclaje de conocimientos que nos permita atender en las mejores condiciones a nues